miércoles, mayo 23, 2007

shhh, escucho algo..Voces? Corazones Palpitando?





Desde el balcón con la luna arropándonos, el bullicio de las calles y el esplendoroso fresquito que nos fue regalado hoy, surgieron varios temas.

Y a la media noche frente a mi pc, esto fue lo que salió.

Advertencia (Está larguito, léanlo con tiempo, no por leerlo, y confió en que capten el mensaje, y podamos discutir de esto)

En nuestras vidas, hemos aprendido o hemos adoptado la idea de acomodarnos, adecuarnos, poner parches, en vez de limpiar, cambiar, cerrar, cuando es necesario. Puesto que nos da menos trabajo, por eso de que “La vida es Dura” ( El mensaje parece ser ayúdate como pueda si quieres vivir, por que no hay de otra).

En fin, muchas aptitudes o comportamientos, pretendemos hacer que no exiten y ni siquiera mencionarlos, y optamos por cambiar de calle. Sin darnos cuenta que si bien mucha de estas cosas son parte de lo que “somos”, si no queremos seguir siendo así, y si afectan nuestras relaciones con lo demás debemos de cambiarlos, por que aunque nos guste o no, estamos en la sociedad. Una compañera decía, - ¿hay posibilidad de que alguien no forme parte de la sociedad? De donde surgieron varias discusiones, -ni aun una persona estando en coma, pues su estado de coma involucra a otras personas, otras vida, otros círculos, - y si no conoce a nadie? – ¿A nadie?, es imposible que una persona no sea conocido por alguien o conozca a alguien, pues ni siquiera al nacer estamos solos.

No estamos solos… quiero rescatar esta parte pues en momentos se siente una como que solamente soy yo, yo dependo de mí, mí vida, y yo y todo lo que mí yo implica es para mí. Pero resulta que si, que es tu vida, que es tu trabajo, tu profesión, pero y tu familia? Tus amigos, compañeros, conocidos, pareja? ¿Donde quedan? volvemos al mismo punto. Tus acciones repercuten en los demás, por lo que, lo que hagas influye de una forma u otra, es como el dicho “El aleteo de una mariposa, se puede sentir al otro lado del mundo”.

Entiendo si, como tienes dificultad para hablar en público, te resulta más fácil evitarlo a toda a costa. No vas a ningún tipo de evento donde tengas que hablar, escoges una profesión, en la que no tengas que hablar mucho, a quien engañamos una en la que no involucre nada con varias individuos - es que tu sabes, yo prefiero estar tranquil@ con mis planos, o con mis cálculos, o en mi computadora diseñado. Tienes razón es mas fácil, más cómodo, pero no más sano, ni más valiente. ¡Cuantas ideas impresionantes se pierden por personas que no se atreven a decirlas!, ¡Cuantas soluciones se obtendrían si somos capaces de opinar!.


Te resulta más fácil el no decir, ¡me gustas mucho o estoy enamorada (o) de ti!, pues tus sentimientos quedarían abiertos, alguien más sabrá que sientes. ¿Que va hacer? Como va reaccionar? Te aterra, te asusta, la respuesta, entonces en vez de decirlo, espera a que sea la otra persona que lo haga, después de todo, tú tienes dificultad para mostrar tus sentimientos. (No te pasa por la mente que a la otra persona le puede pasar lo mismo) ¡Cuánto daño nos hacemos! yo y mí ombligo y después veremos (Que ilusos). Pues, ninguno nadie dice nada, y tu continuas con lo que siempre haces, espera a que como “El tiempo todo lo cura” se te pase, y nada, establecerás una relación con alguien que tenga la iniciativa primero, por que tu, -si lo olvidaba tu eres tímida (o).



Y muchísimos casos más. El miedo a comunicarnos, a decir lo que sentimos libremente, sin que eso valla implicar una burla o una reprimenda, nos hace poco a poco vivir en una rutina, una persona que siempre hace lo mismo, por miedo a equivocarse, a fallar, a fracasar o simplemente no agradar. Y mucha gente que vive en esta rutina, de estudiar, trabajar, ser alguien, tener un súper carro, una súper casa, se pregunta, -Ok y ahora ¿que hago con todo esto?, y ahí es donde vienen las catástrofes.

Estamos en una sociedad diseñada para que poco a poco nos distanciemos más, que cada vez nos pronunciemos menos, nos escuchemos menos, y nos importe un bledo el otro. Una amiga me dijo: -yo me he dado cuenta que no puedo comunicarme, y que quiero poder hacerlo, quiero ser poder expresarme libremente, desnudar mi alma y corazón, (Textualmente no fue eso, pero así fue que lo pude recordar) a lo que yo le decía, -Es realmente mágico cuando lo logramos.

Por tanto, que maravilloso es poder sentirse en libertad de reconocer nuestras debilidades o esos “defectitos” que tenemos por ahí guardado en el último rincón del mundo para que nadie lo sepa. (OjO por si no sabes mientras más procuras ocultarlo se hace más obvio). A lo que otra amiga agregó: -Es que yo he entendido que todo en nuestras vidas es un proceso de aprender y desaprender.

Aprender, desaprender, empezar, recomenzar y crecer diría.

La invitación es a comunicarnos. Te aseguro que lo que tienes por decirme es único, especial y lo mejor es, que quiero escucharlo.

1 comentario:

Magdaline dijo...

me gusto mucho este post :). tienes razon a veces perdemos lo que tenemos por miedo a expresarnos... pero yo diria que es mas por el miedo a ser rechazado!!! En esta vida hay que tomar riesgos, si no nos arriesgamos nunca sabremos que siente y que esta del otro lado!!

Se produjo un error en este gadget.