jueves, agosto 17, 2006

Mi primera vez

Y resulta que ahí estaba dispuesta a hablar
Y convenciéndome de que era buena la idea de ir allá
Doy una observación rápida del espacio en que me encuentro, armarios, papeles, abejitas, si muchas abejitas, tantas que podrían causar alucinación, de momento no estaba muy segura de donde estaba y ni modo, pensaba en irme, aprovechar que estaba tomando algunas llamadas, pero bueno había decidido llegar hasta ahí así que ni modo.

Piernas cruzadas, descruzadas, juego con mis aretes, dejó de jugar; procurando no notarme nerviosa, inquieta.

¿Qué te pasa?
Varias cosas no andan bien… y el por que? Realmente no lo se, o talvez lo se pero quiero que ud me lo confirme, ud es la experta, no?

Entre un enredo de closets, cajones, y más cajones me explica lo que he denominado “la lógica funcional de la memoria”, bastante interesante y divertido debo decir; era una especie de jueguito; pero nada ya me estoy desesperando, ya decía para mi CUANDO VA A TERMINAR, (pensaba decirle, tengo que irme, mi amigo aguarda por mí) me repetía, bueno ella empezaba yo completaba la frase, era como si ambas conociéramos perfectamente la naturaleza de la situación.

En fin llegó el turno de las soluciones, POR FINNN, ya estaba diciendo todos tenían razón, no tenia sentido ir allá… pero como una vez decido hacer algo…nada me detiene… soy un poco terca que reconozco.

Practicamos unas técnicas de relajación bien sencillas, que son básicas “Respiración” (me acordé de los tiempos de los talleres de actuación), resulta que es bueno respirar de manera que sientas todos los latidos de tu corazón y sientas que laten uniformemente… es chulísimo, pocas veces nos detenemos a esto.

Y bueno el último consejito fue hacer una lista de pensamientos, 3 positivos por cada negativo, pues resulta que los negativos como sabemos causan más dolor e impacto en nosotros, entonces la idea es contrarrestar estos.

Así terminó todo, me quedé esperando el sofá rojo y las múltiples preguntitas, y jueguitos daditos y demás, como en las películas…. Pero bueno después me enteré que para esto debes ir a un psicoanalista.

Fue una buena experiencia, y los consejos los transcribo para que les ayuden a los que se encuentran en situaciones similares.

Ella (me reservo el nombre por ética) resultó ser una profesional súper capaz y chulisima, y como que no está loca como la idea que tenemos de todos los que se dedican a este oficio. Y bueno si lo está, que interesante manera de serlo.

2 comentarios:

Goyitrina dijo...

jaja, lo tomare en cuenta!!

Ashat dijo...

Creo que muchas veces uno necesita ayuda. Lo dificil es reconocerle y hacerlo.

Saludos Ashaticos!!

Se produjo un error en este gadget.